Diferencias entre asperger y autismo

Diferencia entre asperger y autismo

El síndrome de Asperger se trata de un tipo de autismo que forma parte del trastorno del espectro autista (TEA). Los niños, adolescentes y adultos con síndrome de Asperger, tienen problemas de vida social, escolar, de pareja y laboral. Este trastorno neurobiológico es más común de lo que parece y sus síntomas pueden pasar desapercibidos durante los primeros años de vida de la persona.

Si bien, es difícil realizar un dictamen en los primeros meses de vida del niño, sobre todo al no identificarse señales, o por la negación de los padres y no acudir a consultas médicas, y desconocer las diferencias entre autismo y asperger, no es hasta después de los primeros años de vida, cuando realmente  comúnmente se recibe un diagnostico firme.

Cuanto antes se detecte las primeras señales de Asperger o autismo, antes se podrá tratar el problema y recibir ayuda de un especialista. ¿Cuáles son los síntomas del síndrome de Asperger? ¿Cómo identificarlos? Veamos en este artículo que es el Asperger y como detectar sus síntomas.

¿Es lo mismo Asperger y el autismo?

El síndrome de Asperger está catalogado dentro del trastorno del espectro autista (TEA), que afecta al neurodesarrollo de la persona e influye en la manera de cómo ven las cosas, como las sienten y en general la percepción de todo aquello que les rodea, y si bien el asperge y el autismo están dentro del mismo espectro, se valora en medida la gravedad de los comportamientos inflexible y también la afectación de capacidad intelectual.

En relación con las diferencias entre autismo y asperger, en la actualidad no se hace distinción entre uno u otro, pues se consideran ambos tipos de casos dentro del trastorno del espectro autista (TEA), pero sí se habla del TAE del grado tres al uno, en función de la severidad y del coeficiente intelectual (CI).

Las personas con Asperger tienen una inteligencia normal y en ocasiones superior a la media, pudiendo presentar ciertas habilidades especiales. Actualmente el síndrome de Asperger afecta a 5 de 1000 niños y la mayoría de casos se diagnostican más en niños que en niñas. Las personas que sufren de este síndrome tienen graves problemas de conducta social, comunicación y emocional.

Lo mejor para el niño o adulto es detectar los síntomas del Asperger cuanto antes y recibir el tratamiento adecuado. La mayoría de personas con Asperger que reciben tratamiento, tienen una vida completamente normal y exitosa.

¿Cuáles son las causas del síndrome de Asperger y del Autismo?

No se sabe exactamente cuáles son las causas que provocan el síndrome trastorno del espectro autista (TEA) por consiguiente sus variantes Asperger y Autismo, así como sus grados, pero numerosos estudios científicos confirman que es una combinación de ciertos factores, como los genes que heredamos de nuestros padres o los medioambientales, como pueden ser los gases contaminantes de las grandes ciudades o la exposición a pesticidas.

El Asperger así como el autismo, o el desarrollo del síndrome TEA, ya está presente durante la etapa prenatal y se cree que inicia durante el segundo y tercer trimestre del embarazo, provocando problemas en varios circuitos cerebrales durante el desarrollo cerebral del feto.

Síntomas del síndrome de Asperger y cómo identificarlos

Si es notable el comportamiento el peculiar y diferente de un hijo, con relación a los niños de su edad, es muy probable que posea el síndrome de Asperge. Los síntomas pueden aparecer durante los 3 primeros años de vida y en muchas ocasiones se pueden pasar por alto, sobre todo si son síntomas leves.

A continuación, te mostramos los síntomas y señales que nos pueden hacer sospechar de la existencia del síndrome de Asperger infantil y en adultos:

Diagnóstico del síndrome (TEA) Asperger y Autismo

Es muy importante, contar con un diagnóstico precoz del síndrome de trastorno del espectro autista (TEA) en cualquiera de sus grados y definir  Asperger o autismo, para una temprana y mejor atención de la persona afectada. Si sospecha que usted o un familiar puede presentar síntomas de Asperger, se recomienda realizar una primera visita con un médico o pediatra (si es un niño).

Para diagnosticar un trastorno del espectro autista, un médico o especialista debe realizara una evaluación de la conducta del niño o niña, y de su proceso de desarrollo, para tal efecto, el profesional emplea herramientas que le permite recolectar los datos cuantitativos, siendo los formularios de cuestionarios los más empleados para recaudar la información del niño o la niña.

Estos instrumentos reúnen las observaciones tanto de los padre así como del especialista en medicina, si el resultado apunta a un posible trastorno del espectro autista, se requiere de un estudio de mayor envergadura donde participan especialistas como psiquiatras, psicólogos, neurólogos y terapeutas, quienes definen el grado del TEA entre autismo y asperger.   

Tratamiento del síndrome de Asperger y autismo

Un tratamiento temprano y regular en el tiempo, puede ayudar al niño o adulto a superar los síntomas del síndrome de Asperger y poder llevar una vida totalmente normal.

Una persona con Asperger puede recibir tratamiento y ayuda de un psicólogo, siquiatra o realizar una terapia conductual cognitiva, esta terapia enseña a las personas con Asperger cómo comportarse socialmente, entender las emociones de los demás y como expresar sus emociones.

En los casos severos de autismo, el tratamiento se aborda sobre una serie de aspectos en el que se aborda por medio de una neuropsicólogo o psicopedagoga el lenguaje, así como la parte conductual, también con especialistas. Existen medicamentos específicos para manejar los neurotransmisores y abarcar los problemas de atención, pues pude varia del tipo de atención desde déficit hasta el extremo paradójica, donde es excesiva a un hecho u objeto, desconectándose del entorno.

Existen otros tratamientos más específicos, de tipo nootrópico, consideradas “inteligentes” de potenciadores cognitivos y que estimulan la memoria. También existen técnicas de magnetización transcraneal he han demostrado tener resultados positivos en los tratamiento. 

Por otro lado, una alternativa terapéutica de extensión significativa por los resultados positivos, ha sido el uso del cannabidiol por medio del Aceite de Cannabis CBD. Y es que éste componente de la cannabis sativa y de uso medicinal, activa varios receptores no canabinoides y canales iónicos. Además de regular el sistema endocanabinoide potenciando la neurogénesis.

Es por esto que como terapia para el autismo y el asperger, ha ofrecido a los padres una esperanza y alternativa frente a fármacos industriales.

Vivir con una persona con Asperger

Una persona diagnosticada con el síndrome de Asperger tiene dificultad para expresar emociones y sentimientos. Le puede costar llegar a entender bromas o puede parecer que no tiene interés por nada ni nadie, por lo tanto, las personas de su alrededor pueden malinterpretar estas conductas y lo pueden percibir como una persona egoísta y excéntrica.

Las relaciones sociales son muy importantes para que las personas con Asperger puedan desarrollar una vida plena y con normalidad. Los especialistas recomiendan tanto en niños como en adultos, mantener conversaciones con palabras claras y directas, ser pacientes si no nos entienden a la primera y ser tolerantes con las diferencias que puedan existir.

Videos de testimonios del tratamiento alternativo para el Autismo y Asperger